Fono-fax: +56 2 23353592 - +56 2 29748566
Av. Eliodoro Yañez 2483, Providencia (ver mapa)
Cabalgata Terapéutica

La terapia a través del caballo…

Hipócrates, ya en el año 460 A.C., señalaba como saludable el ritmo del caballo. Los países nórdicos en los años 50 fueron los primeros en desarrollar la Hipoterapia, como un procedimiento terapéutico que aprovecha los movimientos del caballo para tratar pacientes con diferentes problemas neurológicos y discapacidades. En la Hipoterapia el paciente no tiene acción directa sobre el caballo, él recibe en forma pasiva los movimientos provocados por éste. En cambio, la Cabalgata Terapéutica o la re-educación a través del caballo es un procedimiento terapéutico donde el jinete (o paciente) es una persona activa que tiene cierta influencia sobre el caballo, debe realizar movimientos sobre él, conducentes a la toma de conciencia de sí mismo y de las sensaciones.

Algunas de las características del caballo que lo hacen un animal terapéutico:
- Es un animal extremadamente sensible. El instinto lo hace huir ante la amenaza.
- Es un animal capaz de ser adiestrado y actuar en consonancia con las intenciones humanas.
- Es un animal que nos porta, razón por la cual se le confiere la cualidad de liberar las molestias físicas.
- Tiene un movimiento rítmico y armónico, da una experiencia del movimiento con esta cualidad, cuando quizá no se la tiene en forma espontánea.
- La temperatura corporal del caballo es de 38 grados centígrados, que en movimiento puede subir un grado más; lo que favorece la relajación del jinete y estimula la comunicación. La monta a caballo se realiza sobre un paño, por lo que el contacto es casi directo con el lomo del caballo. Cuando uno se sienta sobre el caballo existe una presión y una contra presión que nos trasmite la conciencia  de nuestra existencia; es la confrontación que se produce entre el propio límite corporal y el mundo exterior.
Como señala Karl König, a través del tacto “confluyen diversas vivencias anímicas y actividades del alma: una multiplicidad de experiencias, que han sido adquiridas a través de dolores localizados, golpes, percepciones de calor y frío y vivencias de presiones durante los años y las décadas de nuestra vida”.
- Se estimula la comunicación análoga: a través del cuerpo con la presión de los muslos, los talones, con la ayuda de la voz, las riendas, etc.

Existe autenticidad y complicidad en la relación que se establece entre jinete y caballo. El animal no hace trampa, no juzga. Cuando el caballo se maneja con riendas,  el jinete tiene que buscar la forma para hacerse entender, debe controlar sus movimientos involuntarios, el control tónico, la precisión, independencia y simultaneidad de los gestos (cuerpo, pies y manos). Sobre el caballo un gesto corresponde a la comunicación de una voluntad. Todo esto actúa positivamente permitiendo el desarrollo de la coordinación en el paciente.

Rudolf Steiner señala que una de las tareas pedagógicas es guiar al joven de manera tal que el miedo ciego se transforme en un temor razonable y esto se logra cuando el niño, joven o adulto logra conducir al caballo. Tiene que encontrar la solución, tiene que pilotear su propio aprendizaje.
En un comienzo buscamos el equilibrio físico (con las piernas y los pies) al erguirnos, pero en la liberación de la actividad de los brazos y las manos buscamos el equilibrio anímico. Dentro de la cabeza, en reposo, despierta el equilibrio espiritual, que nos transmite seguridad interior.

El montar a caballo es una actividad placentera para la persona, produciendo una estabilización en diferentes planos: lo físico y motor; en lo afectivo y sus  relaciones interpersonales; y en lo psicológico (imagen de sí mismo).

Efectos que se pueden lograr  con la Cabalgata Terapéutica:

Efectos Neurosensoriales y Motores
- Desarrollo de la conciencia e imagen corporal.
- Desarrollo de la sensopercepción táctil.
- Desarrollo del sistema propioceptivo.
- Fomento de la integración sensorial (táctil, visual, auditivo)
- Regulación del tono muscular. Inhibición de reflejos tónicos y movimientos asociados.
- Grabación y automatización del patrón de locomoción.
- Estabilización del tronco y de la cabeza.
- Desarrollo del equilibrio horizontal y vertical. Desarrollo de la lateralidad.
- Incremento de la elasticidad, agilidad y fuerza muscular.

Efectos Sociales
- Fomenta la autoconfianza y mejora la autoestima.
- Desarrollo de la comunicación análoga y verbal.
- Aumento de la atención y la concentración.
- Confrontación de temores personales.
- Desarrollo de la voluntad.
- Aumento de la capacidad de adaptación.
- Disminución de impulsos agresivos y/o al manejo voluntario de los impulsos.
- Desarrollo del comportamiento cooperativo.
- Fomenta la responsabilidad.

Efectos Funcionales
- Estimulación del sistema circulatorio, sistema respiratorio y digestivo.
- Estimula el buen dormir.

 

Organización de las terapias:
Entrevista con los padres o el adulto responsable.
Dependiendo de las necesidades individuales las sesiones duran entre 20 y 30 minutos, 1 ó 2 veces a las semana.

Las terapeutas, Silvia Godoy y Esperanza Silva, realizan las terapias en el Club de Equitación la Reina – Parque Mahuida.
Larraín 11.095, La Reina, Santiago. Daniela Acuña realiza la terapias en el Centro Ecuestre Equilibre.

Cabalgata Terapeutica